Más de 15.000 corredores de 40 países atravesaron las calles de Austin en el Maratón y el Medio Maratón de esta ciudad del estado de Texas. Entre ellos, la atleta keniata Hyvon Ngetich, de 29 años, no fue la ganadora, aunque se llevó el mayor reconocimiento por su tenacidad y fuerza de voluntad para llegar a la meta cuando ya no le quedaban fuerzas. Extenuada, cayó al suelo y continuó recorriendo cada centímetro con gran sufrimiento.

Pendientes de su evolución y llevando una silla de ruedas por si la africana la necesitaba, dos miembros de los servicios sanitarios la seguían.

Ngetich, había encabezado la prueba durante muchos kilómetros, encauzó la última recta a cuatro patas y observada de cerca por la asistencia, quienes ofrecían su ayuda, pero si la hubiera recibido, quedaba descalificada. 

Hyvon Ngetich tuvo el coraje de concluir la carrera de rodillas.